esclavitud | Secretia
Elige el estado mental o espiritual que deseas y obtenlo de inmediato con las Vibras Digitales!
 


Hagámonos Cargo: Somos Cómplices de Todo lo que Está Mal

Hagámonos Cargo: Somos Cómplices de Todo lo que Está Mal

Hola a tod@s!

el calvo que ve la realidad en los ojos, crecimiento personal

Klaus atiende por email dos veces por semana

Gente, me apena muchísimo si alguien se sintió ofendido por mi forma de expresarme. Como comenté, hablo así en mi vida cotidiana, pero el lenguaje leído muchas veces es más crudo que el lenguaje oído; nunca nadie se había sentido ofendido por mi vocabulario, pero puedo entender que he herido las sensibilidades de muchos de uds.

De modo que, en ese sentido, les ofrezco mis sinceras disculpas. También se ha comunicado conmigo el editor general de Secretia para sugerirme que deje de lado el lenguaje soez, y no quisiera decepcionarlo ni a ninguno de ustedes, seguidores de este maravilloso sitio.

Por ende, además de mi disculpa de todo corazón, he de dejar de usar palabras de dudoso gusto, sin embargo no he de decir las cosas que pienso. Y creo que es allí donde se verá el verdadero origen de la controversia Klaus: ¿Es lo que dice este hombre calvo lo que me irrita o es su forma de expresarse?

Tal vez ambas, pero yo tiendo a creer que muchos de los que han manifestado su disconformidad con mis artículos se han escudado en mi lenguaje para atacar el verdadero contenido de mis palaabras. Creo que les ha tocado mucho más lo que digo que el modo en que lo digo, y el modo les ha dado una buena excusa para expresar su enojo.

Es que yo, Klaus, de todas las páginas en internet y guías de crecimiento personal que conozco, soy uno de los muy escasos que habla sin pelos en la lengua de la “zona oscura”, de la parte fea de nuestra realidad, y no me contento con quedarme con notas sobre cómo mejorar la vida. Para empezar a hablar de cómo mejorar la vida, pienso que es preciso antes empezar a quitar capas de mentira de nuestra realidad. Y eso es lo que hago. Te sugiero que antes de ofenderte por las cosas que te diga, te tomes al menos unos segundos para considerar si hay en todo ello algo de cierto. Después, tienes mi permiso para agarrártelas conmigo cuanto quieras.

Un último punto y los dejo con el tema de hoy. Los que me dicen que ya está de provocación y que ahora quieren saber cuáles son mis métodos, se encontrarán también frustrados: Mi columna en Secretia es de reflexión, no de difusión de material. Quien quiera ser mi cliente, puede hacerlo desde aquí, pero sepan desde ya que no acepto a cualquier persona, porque muchas personas que hacen cursos para confirmar que nada les funciona en su vida, para confirmar su status de víctima irredimible del mundo, y yo con ellos no tengo a dónde ir. Cuento con que somos gente grande y no me empezarán de nuevo con la historia (ver post anterior) de que todo esto lo hago/hacemos para vender algo. Ya lo he explicado, y este tema está ya agotado por donde se lo mire.

Bueno, al asunto de hoy (y con la mira puesta en tratar de evitar que te ofendas y te lo tomes personal, reemplazaré mi habitual “tú”, por el más amistoso “nosotros”): Nosotros como Cómplices por Donde se Lo Mire del Estado del Mundo y de Nuestra Propia Vida. Amigo, no confundas algo verdadero con algo de tinte negativo. A veces, sencillamente la verdad duele.

¿Cuántos de ustedes compran en Zara o en H&M? Me pregunto, a su vez, quién alguna vez se ha detenido a mirar la etiqueta del artículo cuyo precio super económico tanto le atrae. Por lo general, quien sí se detenga a mirarlo se dará cuenta de que esta camisa o pantalón están hechos en Cambodia, o en Vietnam.  Fíjate la próxima vez, si quieres.

Si te gusta el Barcelona y Messi y todo aquello, te fijarás que cuando alguno da su conferencia de prensa, el logo de la marca americana Nike aparece cada dos por tres. Ponle atención si esto es algo que habitualmente pasas tiempo viendo.

¿Y a quién no le gusta el chocolate? Pero, ¿Alguien sabe de dónde viene y quién lo hace?

“¡Me encanta mi chaqueta de cuero!”, me dijo un amigo el otro día.

Finalmente, nuestro cuerpo….ah, sí…nuestro propio cuerpo…que tanto queremos, y al que tanto cuidamos (¿cuidamos?)

Procuraré ser breve y conciso: Cualquier cosa que puedas comprar a un precio sorprendentemente barato tiene el precio que tiene por estar hecho por esclavos. Esclavos. Eso que llevas puesto ahora, aunque no te guste pensarlo, fue hecho por una persona como tú, con familia, con amigos, con miedos; una persona cansada, alguien sin alternativa que tiene que llevar un poco de pan a su casa, y no puede más que aceptar el chantaje de una diabólica empresa extranjera que instala megafábricas en confabulación con el gobierno hiper-corrupto de su país donde hay cero empleo. Es esto o nada, le dicen, y esa historia es la que carga tu cuerpo ahora mismo mientras lees esto. Portas una tragedia, en gran medida por elección.

El chocolate, que remite a sitios tan bonitos como Suiza, se origina en Africa, y el proceso para que te llegue envueltito todo bonito no es tan dulce como le parece a tu paladar. Mira si no este video y notas del proyecto de libertad de CNN.

El caso de Nike, sin embargo, me parece uno de los peores, porque creo que ya en mayor o en menor medida está instalado en el inconsciente colectivo que se trata de una empresa que utiliza mano de obra esclava (a diferencia de otras cadenas, que han logrado que pocos se dieran cuenta), y sin embargo la mitad de la gente anda con sneakers de esta marca. Y lo peor, un equipo de fútbol como el Barcelona, con sus individuos que realizan labores de caridad, les presta su fama para promocionar y promover su abuso contra la debilidad humana. Lo mismo con equipos nacionales tanto de fútbol como de otros deportes. La palabra verguenza no alcanza para adjetivar el fenómeno. Date un momento la próxima vez que vayas al gimnasio o a correr para observar cuánta gente lleva marca Nike, la mayoría de ellos seguramente habiendo oído alguna vez sobre las prácticas de esta organización. Y de mucha de esta gente, ninguno de nosotros dudaría en decir que son “muy buenas personas”.

Otro tema algo diferente (pero idéntico a nivel de elevación espiritual, que muchos de uds. me han convencido de que es inseparable del crecimiento personal) es el del asesinato de animales para hacer (ya ni hablemos de comida) cosas como sofás, chaquetas, zapatos, alfombras, y lo que se te ocurra. Como he dicho, no soy vegetariano, mucho menos vegano o naturista, pero ello no quiere decir que ignore lo que hay detrás. Me pregunto si uno se sentaría tan cómodo en su sofá si presenciara en directo el deshollamiento del animal del que está hecho (animal que al igual que tú, tiene entre tantas otras cosas familia y miedos). Es sólo una pregunta que me hago y que tal vez alguna vez te la quieras hacer tú.

esclavitud tu karma

Fíjate bien en lo que compras

 

Por último, como adicto a la comida chatarra, en todas sus formas, desde hamburguesas de cadenas americanas hasta croissants con toneladas de grasa y quesos que van directo a mis arterias, tengo que mantenerme siempre consciente de que cuando me lleven al hospital y los médicos me digan que mi Diabetes seguirá bajando mi calidad de vida, soy yo mism el principal promotor de mi condición, por medio de mis elecciones, las cuales no fueron hechas a punta de pistola.

Somos nosotros mismos quienes estamos detrás de todas estas decisiones. Con nuestra acción o nuestra omisión, apoyamos las guerras, la pobreza, la muerte, la desigualdad, el alejamiento de los valores familiares, la falta creciente de amor, el engaño por parte de charlatanes, el abuso, la contaminación. Hagámonos cargo. Podemos continuar haciendo todo lo que nos gusta hacer, pero espero que nadie se crea un angelito, porque hay muy pero muy pocos que realmente lo son. Cada uno se forja el propio destino por medio de decisiones. Así entiendo yo la ley de la atracción.

Sinceramente tuyo,

Klaus

Quiero a Klaus como mi Mentor

(gracias por compartir con amigos y en redes sociales por medio de los botones justo aquí abajo)

Adiós a las Cadenas de la Esclavitud

Hace algún tiempo publicamos este artículo sobre la publicidad, llamando a boicotearla y dejar por completo de consumirla. Mucho de la teoría y los estudios sobre la esclavitud moderna del hombre se limitan a modelos, a conceptos, pero son muy pocas aquellas personas que se animan a apuntar dedos. Secretia está comprometido con la libertad y con la consecuente felicidad; por eso es preciso que hablemos en esta ocasión de los factores reales, tangibles de la esclavitud, de tu esclavitud y la mía. Aunque te pueda parecer desconectado, la felicidad y la plenitud que tantas veces nos evaden serían una constante en nuestra vida si pudiéramos abstraernos y “cerrar las puertas” en nuestra vida a algunos factores muy cotidianos y accesibles, que sin saberlo nos esclavizan y nos convierten en máquinas de obediencia ciega a través del miedo.
Tom Hutchinson me sorprendió en su último libro con la afirmación de que “los gobiernos aman el crimen”, en lugar de lo que parecería y debería ser lo contrario. La política del miedo está instalada hace años en nuestro entorno y ella asegura nuestra esclavitud; hace que no querramos salir de nuestra casa, que nos quedemos consumiendo publicidad y porquerías, que nos alejemos de nuestra naturaleza, que confiemos menos en nuestros iguales, que no tengamos lugar en nuestro espíritu para plantearnos ideas propias y originales. Tal como muchos han venido afirmando, el terrorismo y las enfermedades parecen ser obra de las propias “víctimas”, para justificar el estado universal de miedo.
No nos gusta demasiado teorizar; de lo contrario estaríamos en una cátedra  universitaria propagando involuntariamente el modelo actual de temor y ansiedad. Por eso, vamos a los hechos; aquí hay algunas cosas que puedes hacer para luchar contra la trágica esclavitud que cada día se hace más enorme:
- No leas diarios. Casi todos tenemos una especie de adicción a las noticias; nos han condicionado para tener una debilidad por el sufrimiento, por la tragedia. Siempre han habido problemas, en todos lados. Pero los diarios se ocupan de que hoy estés mucho más consciente de ello — deja de leer los diarios; a lo sumo hazlo una vez por semana. En lugar de ello, habla con las personas.
- No veas televisión. La televisión es un instrumento para garantizar tu pasividad y llenarte la cabeza de información engañosa y tendenciosa. Convierte a las personas en androides del sistema, en consumidores, en malos opinadores, mientras que lo peor de todo es que nos propone (y lo logra) reemplazar las imágenes de la vida real por la vida virtual.
- Utiliza menos el metro y el auto; camina más y anda en bicicleta. Ganarás tiempo, vida, realidad.
Por ahora esto. Nos gustaría como siempre conocer tus comentarios, pero más nos gustaría que te unas de inmediato a nosotros en esta campaña definitiva para liberarnos. Yo hace años que he tirado la televisión por la ventana y no leo diarios.
Haz el sacrificio esta misma semana, por tu bien y el de tu familia, ¡libérate hoy que aún está en tus manos!
Rechaza la Sobreestimulación

Rechaza la Sobreestimulación

Hace algún tiempo publicamos un artículo sobre la publicidad, llamando a boicotearla y dejar por completo de consumirla. Mucho de la teoría y los estudios sobre la esclavitud moderna del hombre se limitan a modelos, a conceptos, pero son muy pocas aquellas personas que se animan a apuntar dedos.

Secretia está comprometido con la libertad y con la consecuente felicidad; por eso es preciso que hablemos en esta ocasión de los factores reales, tangibles de la esclavitud, de tu esclavitud y la mía. Aunque te pueda parecer desconectado, la felicidad y la plenitud que tantas veces nos evaden serían una constante en nuestra vida si pudiéramos abstraernos y “cerrar las puertas” en nuestra vida a algunos factores muy cotidianos y accesibles, que sin saberlo nos esclavizan y nos convierten en máquinas de obediencia ciega a través del miedo.

Tom Hutchinson me sorprendió en su último libro con la afirmación de que “los gobiernos aman el crimen”, en lugar de lo que parecería y debería ser lo contrario. La política del miedo está instalada hace años en nuestro entorno y ella asegura nuestra esclavitud; hace que no querramos salir de nuestra casa, que nos quedemos consumiendo publicidad y porquerías, que nos alejemos de nuestra naturaleza, que confiemos menos en nuestros iguales, que no tengamos lugar en nuestro espíritu para plantearnos ideas propias y originales. Tal como muchos han venido afirmando, el terrorismo y las enfermedades parecen ser obra de las propias “víctimas”, para justificar el estado universal de miedo.

No nos gusta demasiado teorizar; de lo contrario estaríamos en una cátedra  universitaria propagando involuntariamente el modelo actual de temor y ansiedad. Por eso, vamos a los hechos; aquí hay algunas cosas que puedes hacer para luchar contra la trágica esclavitud que cada día se hace más enorme:

- No leas diarios. Casi todos tenemos una especie de adicción a las noticias; nos han condicionado para tener una debilidad por el sufrimiento, por la tragedia. Siempre han habido problemas, en todos lados. Pero los diarios se ocupan de que hoy estés mucho más consciente de ello — deja de leer los periódicos; a lo sumo hazlo una vez por semana. En lugar de ello, habla con las personas.

- No veas televisión. La televisión es un instrumento para garantizar tu pasividad y llenarte la cabeza de información engañosa y tendenciosa. Convierte a las personas en androides del sistema, en consumidores, en malos opinadores, mientras que lo peor de todo es que nos propone (y lo logra) reemplazar las imágenes de la vida real por la vida virtual.

- Utiliza menos el metro y el auto; camina más y anda en bicicleta. Ganarás tiempo, vida, realidad.

Por ahora esto. Nos gustaría como siempre conocer tus comentarios, pero más nos gustaría que te unas de inmediato a nosotros en esta campaña definitiva para liberarnos. Yo hace años que he tirado la televisión por la ventana y no leo diarios.

Haz el sacrificio esta misma semana, por tu bien y el de tu familia, ¡libérate hoy que aún está en tus manos!

¡Sigue a SecretiaNews en Twitter ya!

Comparte en Internet y con Amigos el Artículo que Acabas de Leer para Garantizar su Efectividad

ABRE LOS OJOS – La Servidumbre según Brient

Capítulo I: Epígrafe
“Mi optimismo está basado en la certeza de que esta civilización está por derrumbarse.
Mi pesimismo, en todo lo que hace por arrastrarnos en su caída.”
Jean Francois Brient
Capítulo II: La servidumbre voluntaria
“Es el mal de estos tiempos, los locos guían a los ciegos.”
El Rey Lear, Acto IV, escena primera, William Shakespeare
La servidumbre moderna es una esclavitud voluntaria, consentida por la muchedumbre de esclavos que se arrastran por la faz de la tierra. Ellos mismos compran las mercancías que los esclavizan cada vez más. Ellos mismos procuran un trabajo cada vez más alienante que se les otorga si demuestran estar suficientemente amansados. Ellos mismos eligen los amos a quienes deberán servir. Para que esta tragedia absurda pueda tener lugar, ha sido necesa- rio despojar a esa clase de la conciencia de su explotación y de su alienación. He ahí la extraña modernidad de nue- stra época. Al igual que los esclavos de la antigüedad, que los siervos de la Edad Media y que los obreros de las pri- meras revoluciones industriales, estamos hoy en día frente a una clase totalmente esclavizada, solo que no lo sabe o más bien, no lo quiere saber. Ellos ignoran la rebelión, que debería ser la única reacción legitima de los explotados. Aceptan sin discutir la vida lamentable que se planeó para ellos. La renuncia y la resignación son la fuente de su desgracia.
He ahí la pesadilla de los esclavos modernos que no aspiran sino a ser llevados por la danza macabra del sistema de la alienación. La opresión se moderniza expandiendo por todas partes las formas de mistificación que permiten ocultar nuestra condición de esclavos.
Mostrar la realidad tal como es y no tal como la presenta el poder, constituye la subversión más genuina.
Sólo la verdad es revolucionaria.
Capítulo III: La planeación territorial y la vivienda
“El urbanismo es esta toma de posesión del medio ambiente natural y humano por el
capitalismo que, desarrollándose lógicamente como dominación absoluta, puede y debe
ahora rehacer la totalidad del espacio como su propio decorado.”
Guy Debord, La Sociedad del Espectaculo.
A medida que construyen su mundo con la fuerza alienada de su trabajo, el decorado de este mundo se vuelve la cárcel donde tendrán que vivir. Un mundo sórdido, sin sabor ni olor, que lleva en sí la miseria del modo de producción dominante. Este decorado está en permanente construcción, nada en él es constante. La remodelación continua del espacio que nos rodea está justificada por la amnesia generalizada y la inseguridad con las que tienen que vivir sus habitantes. Se trata de cambiarlo todo a la imagen del sistema: el mundo se vuelve como una fábrica, cada vez más sucio y ruidoso.
Cada parcela de este mundo es propiedad de un Estado o de un particular. Este robo social que es la apropiación exclusiva de la tierra se materializa en la omnipresencia de los muros, de las rejas, de las cercas, de las barreras y de las fronteras. Son las marcas visibles de esa separación que lo invade todo. Pero al mismo tiempo, la unificación del espacio, según los intereses de la cultura mercantil, es el gran objetivo de nuestra triste época. El mundo debe con- vertirse en una inmensa autopista, absolutamente eficiente, para facilitar el transporte de las mercancías.
Todo obstáculo, natural o humano, debe ser destruido. La concentración inhumana de esa masa de esclavos es fiel reflejo de su vida: se asemeja a las jaulas, a las cárceles, a las cavernas. Pero a diferencia del esclavo o del prisionero, el explotado de la época moderna debe pagar por su jaula.
“Pues no es el hombre sino el mundo el que se ha vuelto anormal.”
Antonin Artaud
Capítulo IV: La mercancía
“A primera vista, una mercancía parece ser una cosa trivial, de comprensión inmediata.
Su análisis demuestra que es un objeto endemoniado, rico en sutilezas metafísicas y
reticencias teológicas.”
Karl Marx, El Capital, capítulo I, libro 4.
En este estrecho y lúgubre espacio en donde vive, el esclavo acumula las mercancías, que según los mensajes publicitarios omnipresentes, deberán traerle la felicidad y la plenitud. Pero entre más acumula mercancías, más se aleja de él la posibilidad de acceder un día a la felicidad.
“De qué le sirve al hombre poseerlo todo, si a cambio pierde su alma.”
El Evangelio según San Marcos 8, 36
La mercancía, ideológica por esencia, despoja de su trabajo al que la produce y despoja de su vida al que la consume. En el sistema económico dominante, ya no es la demanda la que condiciona la oferta, sino la oferta la que determina la demanda. Es así como, de manera periódica, surgen nuevas necesidades consideradas vitales por la inmensa mayoría de la población: primero fue el radio, luego el carro, el televisor, el computador y ahora el celular.
Todas estas mercancías, distribuidas masivamente en un corto lapso de tiempo, modifican en profundidad las relaciones humanas: sirven por un lado para aislar a los hombres un poco más de sus semejantes y por otro, para difundir los mensajes dominantes del sistema. “Las cosas que poseemos terminan por poseernos.”
Capitulo V: La alimentación
“Lo que es comida para unos, es veneno para otros.”
Paracelso
Pero es cuando se alimenta que el esclavo moderno ilustra mejor el estado de decadencia en que se encuentra. Disponiendo cada vez de menos tiempo para preparar la comida que ingiere, se ve reducido a consumir a la carrera lo que la industria agroquímica produce. Erra por los supermercados en busca de los standars que la sociedad de la falsa abundancia consiente en darle. Su elección no es más que una ilusión. La abundancia de los productos alimentarios no disimula sino su degradación y su falsificación. No son otra cosa que organismos genéticamente modificados, una mezcla de colorantes y conservantes, de pesticidas, de hormonas y de otros tantos inventos de la modernidad. El placer inmediato es la regla del modo de alimentación dominante, así como la de todas las formas de consumo.
Y las consecuencias que ilustran esta manera de alimentarse se ven por todas partes. Pero es frente a la indigencia de la mayoría, que el hombre occidental se regocija de su posición y de su consumo frenético. Por tanto, la miseria está dondequiera que reine la sociedad mercantil totalitaria. La escasez es el revés de la moneda de la falsa abundancia. Aunque la producción agroquímica es suficiente para alimentar a la totalidad de la población, en un sistema que hace de la desigualdad un criterio de progreso, el hambre no deberá desaparecer jamás.
“Ellos están convencidos de que el hombre, especie pecadora por excelencia, domina la creación. Como si todas las demás criaturas no hubieran sido creadas sino para servirles de comida, de pieles, para ser martirizadas y exterminadas.”
Isaac Bashevis Singer
La otra consecuencia de la falsa abundancia alimentaria es la multiplicación de las fábricas de concentración y el exterminio bárbaro y a gran escala de las especies que sirven para alimentar a los esclavos. Esta es la esencia misma del modo de producción dominante.
La vida y la humanidad no resisten más ante el afán de lucro de unos cuantos.
Capítulo VI: La destrucción del medio ambiente
“Qué triste es pensar que la naturaleza habla y que el género humano no la escucha.”
Victor Hugo
El pillaje de los recursos del planeta, la abundante producción de energía o de mercancías, los residuos y los desechos del consumo ostentoso hipotecan las posibilidades de supervivencia de nuestra tierra y de las especies que la pueblan. Pero para darle paso al capitalismo salvaje, el crecimiento no deberá parar jamás. Hay que producir, producir y volver a producir cada vez más. Y son los mismos que contaminan quienes se presentan hoy en día como los salvadores del planeta. Esos imbéciles de la industria del espectáculo, patrocinados por las firmas multinacionales, intentan convencernos de que un simple cambio en nuestros hábitos bastará para salvar al planeta del desastre. Y mientras que nos culpan, continúan contaminando sin cesar el medio ambiente y nuestro espíritu. Esas pobres tesis seudoecológicas son repetidas por todos los políticos corruptos que necesitan eslóganes publicitarios. Pero se cuidan bien de no proponer un cambio radical en el sistema de producción. Se trata, como siempre, de cambiar algunos detalles para que lo esencial siga siendo igual.
Capítulo VII: El trabajo
“Trabajo, del latín tri palium “tres palos”, instrumento de tortura.”
Para entrar en la ronda del consumo frenético, hay que tener dinero y para tenerlo, hay que trabajar, es decir, venderse. El sistema dominante ha hecho del trabajo su principal valor, y los esclavos deben trabajar cada vez más para pagar a crédito su vida miserable. Se agotan en el trabajo, pierden con él la mayor parte de su fuerza vital y tienen que soportar las peores humillaciones. Pasan toda su vida haciendo una actividad extenuante y molesta para el beneficio de unos cuantos. La invención del desempleo moderno tiene como propósito asustarlos y hacerles agradecer sin cesar la generosidad del poder. ¿Qué harían sin esta tortura que es el trabajo? Son estas actividades alienantes las que nos presentan como una liberación. ¡Qué mezquindad y qué desdicha! Siempre apresurado por el cronómetro o el látigo, cada gesto de los esclavos está calculado a fin de aumentar la productividad. La organización científica del trabajo constituye la esencia misma de la desposesión de los trabajadores, del fruto de su trabajo y del tiempo que pasan en la producción automática de las mercancías o de los servicios. La actividad del trabajador se confunde con el de una máquina en las fábricas, o con el de un computador en las oficinas. El tiempo pagado no se recupera jamás. De esta manera, a cada empleado se le asigna un trabajo repetitivo, ya sea intelectual o físico. Él es un especialista en su área de producción. Esta especialización se reproduce a escala planetaria en el marco de la división internacional del trabajo. Se concibe en Occidente, se produce en Asía, se muere en África.
Capítulo VIII: La colonización de todos los sectores de la vida
“El hombre entero está condicionado al comportamiento productivo por la organización
del trabajo, y fuera de la fábrica, mantiene la misma piel y la misma cabeza.”
Christophe Dejours
A medida que el sistema de producción coloniza todos los sectores de la vida, el esclavo moderno, no conforme con su servidumbre en el trabajo, sigue desperdiciando su tiempo en las actividades de esparcimiento y las vacaciones planificadas. Ningún momento de su vida escapa al dominio del sistema. Cada instante de su vida ha sido invadido. Es un esclavo de tiempo completo.
Capítulo IX: la medicina mercantil
“La medicina hace morir más lentamente.”
Plutarco
La degradación generalizada de su medio ambiente, del aire que respira, y de la comida que consume; el stress de sus condiciones laborales y de la totalidad de su vida social son el origen de las nuevas enfermedades del esclavo moderno. Su condición servil es una enfermedad para la cual no existirá jamás ninguna medicina. Sólo la completaliberación de la condición en la que se encuentra, puede permitirle al esclavo moderno reponerse de su sufrimiento.
La medicina occidental no conoce sino un remedio contra los males que sufren los esclavos modernos: la mutilación. Es a base de cirugías, de antibióticos o de quimioterapia que se trata a los pacientes de la medicina mercantil. Nunca se ataca el origen del mal sino sus consecuencias, porque la búsqueda de las causas nos conduciría inevitablemente a la condenación implacable de la organización social en su totalidad.
Así como el sistema actual ha convertido cada elemento de nuestro mundo en una simple mercancía, también ha hecho de nuestro cuerpo una mercancía, un objeto de estudio y experimentación para los seudo-sabios de la medicina mercantil y de la biología molecular. Los amos del mundo ya están a punto de patentar todo lo viviente. La secuencia completa del ADN del genoma humano es el punto de partida de una nueva estrategia puesta en marcha por el poder. La decodificación genética no tiene otra finalidad que la de ampliar considerablemente las formas de dominación y de control. Como tantas otras cosas, nuestro cuerpo ya no nos pertenece.
Capitulo X: la obediencia como segunda naturaleza
“A fuerza de obedecer se obtienen reflejos de sumisión.”
Anónimo
Lo mejor de su vida se le escurre por los dedos, pero él continúa porque tiene la costumbre de obedecer desde siempre. La obediencia se ha convertido en su segunda naturaleza. Obedece sin saber por qué, simplemente porque sabe que tiene que obedecer.
Obedecer, producir y consumir, he ahí el tríptico que domina su vida. Obedece a sus padres, a sus profesores y a sus patrones, a sus propietarios y a sus mercaderes. Obedece a la ley y a las fuerzas del orden, obedece a todos los poderes porque no sabe hacer otra cosa. No hay nada que lo asuste más que la desobediencia, porque la desobediencia es el riesgo, la aventura, el cambio. Así como el niño entra en pánico apenas pierde de vista a sus padres, el esclavo moderno se siente desorientado sin el poder que lo ha creado. Por eso, continúa obedeciendo.
El miedo ha hecho de nosotros unos esclavos y nos mantiene en esa condición. Nos inclinamos ante los amos del mundo; aceptamos esta vida de humillaciones y de miseria, solamente por temor.
Sin embargo, nosotros disponemos de la fuerza numérica frente a la minoría que gobierna. Su fuerza no la obtienen de su policía sino de nuestro consentimiento. Justificamos nuestra cobardía al enfrentamiento legítimo contra las fuerzas que nos oprimen con un discurso lleno de humanismo moralizador. El rechazo a la violencia revolucionaria está anclado en los espíritus de aquellos que se oponen al sistema defendiendo unos valores que el mismo sistema les ha enseñado. Pero cuando se trata de conservar su hegemonía, el poder no vacila nunca en utilizar la violencia.
Capitulo XI: represión y vigilancia
“Bajo un gobierno que aprisiona injustamente, el lugar del hombre justo es también en
prisión.”
Henry David Thoreau, La Desobediencia Civil.
Sin embargo, existen algunos individuos que escapan al control de las conciencias, pero están bajo vigilancia. Todo acto de rebelión o de resistencia es asimilado como una actividad desviada o terrorista. La libertad no existe sino para aquellos que defienden los imperativos mercantiles. A partir de ahora, la verdadera oposición al sistema dominante estotalmente clandestina. Contra esos opositores, la represión es la regla vigente. Y el silencio de la mayoría de los esclavos frente a esta represión es justificada por el propósito mediático y político de negar el conflicto que existe en la sociedad real.
Capítulo XII: El dinero
“Y aquello que hicimos antes por el amor de Dios, lo hacemos ahora por el amor al
dinero, es decir, por amor a aquello que da la sensación más elevada de poder y la buena
conciencia.”
Aurora, Nietzsche
Como todos los seres oprimidos de la historia, el esclavo moderno necesita de su mística y de su dios para anestesiar el mal que le atormenta y el sufrimiento que le agobia.
Pero este nuevo dios, a quien entregó su alma, no es más que la nada. Un trozo de papel, un número que tiene sentido solo porque todos han decidido dárselo. Es por este nuevo dios que estudia, trabaja, riñe y se vende. Es por este nuevo dios que ha abandonado sus valores y está dispuesto a hacer lo que sea. Él cree que entre más plata posea más se librará de la coacción que lo sujeta. Como si la posesión fuera de la mano de la libertad. La liberación es una ascesis que proviene del dominio de sí mismo; un deseo y una voluntad de actuar. Está en el ser y no en el tener. Pero hay que decidirse a no servir ni obedecer más. Falta ser capaz de romper con unos hábitos que nadie, al parecer, osa poner en tela de juicio.
Capitulo XIII: No hay alternativa a la organización social dominante
Acta est fabula
El juego terminó
Ahora bien, el esclavo moderno está convencido de que no existe alternativa a la organización del mundo presente. Se ha resignado a esta vida porque piensa que no puede haber otra. Es ahí en donde reside la fuerza de la dominación presente: hacer creer que este sistema que ha colonizado toda la superficie de la Tierra es el fin de la historia. Ha convencido a la clase dominada que adaptarse a su ideología equivale a adaptarse al mundo tal como es y tal como ha sido siempre. Soñar con otro mundo se ha convertido en un crimen condenado al unísono por los medios y por todos los poderes. El criminal es en realidad aquel que contribuye, consciente o no, a la demencia de la organización social dominante. No hay locura más grande que la del sistema presente.
Capítulo XIV: La imagen
“Pero, sabed, oh rey, que no adoraremos a tus dioses ni nos arrodillaremos ante la imagen
de oro.”
Antiguo Testamento, Daniel 3:18
Ante la devastación del mundo real, es necesario para el sistema colonizar la conciencia de los esclavos. Es por eso que el sistema dominante ha decidido enfocarse en la disuasión que, desde la más pequeña edad, cumple el papel preponderante en la formación de los esclavos. Ellos deben olvidar su condición servil, su prisión y su vida miserable.
Basta con ver esa muchedumbre hipnótica, conectada a las pantallas que acompañan su vida cotidiana. Ellos disfrazan su insatisfacción permanente con el reflejo manipulado de una vida soñada, hecha de dinero, de gloria y de aventura. Pero sus sueños son tan lamentables como su vida miserable.
Hay imágenes para todo y para todos. Esas imágenes llevan en sí el mensaje ideológico de la sociedad moderna y sirven de instrumento de unificación y de propaganda.
Se multiplican a medida que el hombre es despojado de su mundo y de su vida. Es el niño el primer blanco de esas imágenes. Hay que volverlos estúpidos y extirparles toda forma de reflexión y de crítica. Todo ello se hace, claro está, con la desconcertante complicidad de sus padres, quienes han desistido ante el impacto de los medios modernos de comunicación. Ellos mismos compran todas las mercancías necesarias para la esclavización de su
progenie. Se desentienden de la educación de sus hijos y se la dejan al sistema del embrutecimiento y de la mediocridad.
Hay imágenes para todas las edades y para todas las clases sociales. Los esclavos modernos confunden esas imágenes con la cultura y, a veces, con el arte. Se recurre constantemente a los instintos más bajos para vender cualquier mercancía. Y es la mujer, doblemente esclava en la sociedad presente, la que paga el precio más alto.
Ella es presentada como simple objeto de consumo. La rebelión ha sido también reducida a una imagen desprovista de su potencial subversivo. La imagen sigue siendo la forma de comunicación más directa y más eficaz: crea modelos, embrutece a las masas, les miente, les infunde frustraciones y les insufla la ideología mercantil. Se trata, pues, una vez más y como siempre, del mismo objetivo: vender, modelos de vida o productos, comportamientos
o mercancías, vender no importa qué, pero vender.
Capitulo XV: El entretenimiento
“La televisión embrutece a los que la miran, no a los que la hacen.”
Patrick Poivre d’Arvor
Esos pobres hombres se divierten, pero ese divertimiento no sirve más que para distraerlos del auténtico mal que los acosa. Han dejado que hicieran de su vida cualquier cosa y fingen sentirse orgullosos de ello. Intentan lucir satisfechos pero nadie les cree; ni ante al frío reflejo del espejo, alcanzan a engañarse. Pierden su tiempo delante de unos imbéciles que los hacen reír o cantar, soñar o llorar.
A través del deporte mediático, se representa el éxito y el fracaso, el esfuerzo y las victorias que el esclavo moderno ha dejado de vivir en carne propia. Su insatisfacción lo incita a vivir por encargo frente a su aparato de televisión. Mientras que los emperadores de la Antigua Roma compraban la sumisión del pueblo con pan y circo, hoy en día, es con divertimientos y consumo del vacío que se compra el silencio de los esclavos.
Capitulo XVI: El lenguaje
“Uno cree que domina las palabras, pero son las palabras las que lo dominan a uno.”
Alain Rey
El control de las conciencias es el resultado de la utilización viciada del lenguaje por la clase económica y socialmente dominante. Siendo el dueño de todos los medios de comunicación, el poder difunde la ideología mercantil a través de la definición fija, parcial y amañada que le atribuye a las palabras.
Las palabras son presentadas como si fueran neutras y su definición como evidente. Controladas por el poder, designan siempre una cosa muy distinta a la vida real. Es ante todo un lenguaje de la resignación y de la impotencia, el lenguaje de la aceptación pasiva de las cosas tal como son y tal como deben permanecer. Las palabras actúan por cuenta de la organización dominante de la vida y el hecho mismo de utilizar el lenguaje del poder, nos condena a la impotencia. El problema del lenguaje es el punto esencial de la lucha por la emancipación humana. No es una forma de dominación que se añada a otra sino que es el centro mismo del proyecto de sometimiento del sistema mercantil totalitario. Es a través de la reapropiación del lenguaje y, por tanto, de la comunicación real entre las personas, que surge de nuevo la posibilidad de un cambio radical. Es en este sentido que el proyecto revolucionario converge con el proyecto poético. En la efervescencia popular, la palabra hablada es re-aprendida y reinventada por extensos grupos. La espontaneidad creativa se encuentra en cada uno y nos une a todos.
Capitulo XVII: La ilusión del voto y la democracia parlamentaria
“Votar es abdicar.”
Elysée Reclus
No obstante, los esclavos modernos se sienten todavía ciudadanos. Creen votar y decidir libremente quién conducirá sus asuntos, como si aún pudieran elegir. Pero, cuando se trata de escoger la sociedad en la que queremos vivir, ¿creen ustedes que existe una diferencia fundamental, entre la socialdemocracia y la derecha populista en Francia, entre demócratas y republicanos en Estados Unidos y entre laboristas y conservadores en el
Reino Unido? No existe ninguna oposición, puesto que los partidos políticos dominantes están de acuerdo en lo esencial: la conservación de la presente sociedad mercantil. Ninguno de los partidos políticos que pueden acceder al poder pone en entre dicho el dogma del mercado. Y son esos mismos partidos los que, con la complicidad mediática, acaparan las pantallas; riñen por pequeños detalles con la esperanza de que todo siga igual; se disputan por saber quién ocupara los puestos que les ofrece el parlamentarismo mercantil. Esas pobres querellas son difundidas por todos los medios de comunicación con el fin de ocultar un verdadero debate sobre la elección de la sociedad en la que queremos vivir. La apariencia y la futilidad dominan sobre el profundo enfrentamiento de ideas. Todo esto no se parece en nada, ni de lejos, a una democracia. La democracia real se define en primer lugar y ante todo por la participación masiva de los ciudadanos en la gestión de los asuntos de la ciudad. Es directa y participativa.
Encuentra su expresión más autentica en la asamblea popular y en el dialogo permanente sobre la organización de la vida en común. La forma representativa y parlamentaria que usurpa el nombre de democracia limita el poder de los ciudadanos al simple derecho de votar; es decir, a nada. Escoger entre gris claro y gris oscuro no es una elección verdadera. Las sillas parlamentarias son ocupadas en su inmensa mayoría por la clase económicamente dominante, ya sea de derecha o de la pretendía izquierda social demócrata. No hay que conquistar el poder, hay que destruirlo. Es tiránico por naturaleza, sea ejercido por un rey, un dictador o un presidente electo. La única diferencia en el caso de la “democracia” parlamentaria es que los esclavos tienen la ilusión de elegir ellos mismos al amo que deberán servir. El voto los ha hecho cómplices de la tiranía que los oprime. Ellos no son esclavos porque existen amos, sino que los amos existen porque ellos han elegido mantenerse esclavos.
Capitulo XVIII: El sistema mercantil totalitario
“La naturaleza no creó amos ni esclavos, yo no quiero dar ni recibir leyes.”
Denis Diderot
El sistema dominante se define entonces por la omnipresencia de su ideología mercantil. Ocupa a la vez todos los espacios y todos los sectores de la vida. No profesa más que: produce, vende, consume, acumula. Ha reducido todas las relaciones humanas a unas parcas relaciones mercantiles, y considera que nuestro planeta es una simple mercancía. La función que nos asigna es el trabajo servil. El único derecho que reconoce es el derecho a la
propiedad privada. Al único dios que rinde culto es al dinero. El monopolio de la apariencia es total. Solo aparecen los hombres y los discursos favorables a la ideología dominante. La crítica de este mundo se ahoga en el mar mediático
que determina qué está bien y qué está mal, lo que se puede y lo que no se puede ver. Omnipresencia de la ideología, culto al dinero, monopolio de la apariencia, partido único disfrazado de pluralismo parlamentario, ausencia de una oposición visible, represión en todas sus formas, voluntad de transformar al hombre y al mundo: He ahí la verdadera cara del totalitarismo moderno que ellos llaman “democracia liberal”, pero que es hora de llamar por su verdadero nombre: el sistema mercantil totalitario. El hombre, la sociedad y todo nuestro planeta están al servicio de esta ideología. El sistema mercantil totalitario ha logrado lo que ningún otro totalitarismo había podido: ocupar cada resquicio del planeta. Hoy en día, ninguna forma de exilio es posible.
Capitulo XIX: Perspectivas
A medida que la opresión se expande por todos los sectores de la vida, la rebelión toma el aspecto de una guerra social. Los motines renacen y anuncian que la revolución está por llegar. La destrucción de la sociedad mercantil totalitaria no es un asunto de opinión, es una necesidad absoluta en un mundo que se sabe condenado. Ya que el poder está en todas partes, es por todas partes y por todo el tiempo que hay que combatirlo. La reinvención del lenguaje, el trastorno permanente de la vida cotidiana, la desobediencia y la resistencia son las palabras claves de la rebelión contra el orden establecido. Pero para que de esta rebelión surja una revolución hay que encaminar las
subjetividades a un frente común. Es en la unidad de todas las fuerzas revolucionarias que hay que obrar. Esta no se
puede conseguir más que siendo conscientes de nuestros fracasos pasados: ni el reformismo estéril ni la burocracia totalitaria pueden ser una solución para nuestra inconformidad. Se trata de inventar nuevas formas de organización y de lucha. La autogestión en las empresas y la democracia directa a escala comunal constituyen las bases de esta nueva organización que debe ser anti-jerárquica, tanto en la forma como en el contenido.
Al poder no hay que conquistarlo, hay que destruirlo.

Capítulo I: Epígrafe

“Mi optimismo está basado en la certeza de que esta civilización está por derrumbarse. Mi pesimismo, en todo lo que hace por arrastrarnos en su caída.”

Capítulo II: La servidumbre voluntaria

“Es el mal de estos tiempos, los locos guían a los ciegos.”

El Rey Lear, Acto IV, escena primera, William Shakespeare

La servidumbre moderna es una esclavitud voluntaria, consentida por la muchedumbre de esclavos que se arrastran por la faz de la tierra. Ellos mismos compran las mercancías que los esclavizan cada vez más. Ellos mismos procuran un trabajo cada vez más alienante que se les otorga si demuestran estar suficientemente amansados. Ellos mismos eligen los amos a quienes deberán servir. Para que esta tragedia absurda pueda tener lugar, ha sido necesario despojar a esa clase de la conciencia de su explotación y de su alienación. He ahí la extraña modernidad de nue- stra época. Al igual que los esclavos de la antigüedad, que los siervos de la Edad Media y que los obreros de las primeras revoluciones industriales, estamos hoy en día frente a una clase totalmente esclavizada, solo que no lo sabe o más bien, no lo quiere saber. Ellos ignoran la rebelión, que debería ser la única reacción legitima de los explotados. Aceptan sin discutir la vida lamentable que se planeó para ellos. La renuncia y la resignación son la fuente de su desgracia.

He ahí la pesadilla de los esclavos modernos que no aspiran sino a ser llevados por la danza macabra del sistema de la alienación. La opresión se moderniza expandiendo por todas partes las formas de mistificación que permiten ocultar nuestra condición de esclavos. Mostrar la realidad tal como es y no tal como la presenta el poder, constituye la subversión más genuina.  Sólo la verdad es revolucionaria.

Capítulo III: La planeación territorial y la vivienda

“El urbanismo es esta toma de posesión del medio ambiente natural y humano por el capitalismo que, desarrollándose lógicamente como dominación absoluta, puede y debe  ahora rehacer la totalidad del espacio como su propio decorado.”

Guy Debord, La Sociedad del Espectaculo.

A medida que construyen su mundo con la fuerza alienada de su trabajo, el decorado de este mundo se vuelve la cárcel donde tendrán que vivir. Un mundo sórdido, sin sabor ni olor, que lleva en sí la miseria del modo de producción dominante. Este decorado está en permanente construcción, nada en él es constante. La remodelación continua del espacio que nos rodea está justificada por la amnesia generalizada y la inseguridad con las que tienen que vivir sus habitantes. Se trata de cambiarlo todo a la imagen del sistema: el mundo se vuelve como una fábrica, cada vez más sucio y ruidoso.

Cada parcela de este mundo es propiedad de un Estado o de un particular. Este robo social que es la apropiación exclusiva de la tierra se materializa en la omnipresencia de los muros, de las rejas, de las cercas, de las barreras y de las fronteras. Son las marcas visibles de esa separación que lo invade todo. Pero al mismo tiempo, la unificación del espacio, según los intereses de la cultura mercantil, es el gran objetivo de nuestra triste época. El mundo debe con- vertirse en una inmensa autopista, absolutamente eficiente, para facilitar el transporte de las mercancías.

Todo obstáculo, natural o humano, debe ser destruido. La concentración inhumana de esa masa de esclavos es fiel reflejo de su vida: se asemeja a las jaulas, a las cárceles, a las cavernas. Pero a diferencia del esclavo o del prisionero, el explotado de la época moderna debe pagar por su jaula.

“Pues no es el hombre sino el mundo el que se ha vuelto anormal.”

Antonin Artaud

Capítulo IV: La mercancía

“A primera vista, una mercancía parece ser una cosa trivial, de comprensión inmediata. Su análisis demuestra que es un objeto endemoniado, rico en sutilezas metafísicas y reticencias teológicas.”

Karl Marx, El Capital, capítulo I, libro 4.

En este estrecho y lúgubre espacio en donde vive, el esclavo acumula las mercancías, que según los mensajes publicitarios omnipresentes, deberán traerle la felicidad y la plenitud. Pero entre más acumula mercancías, más se aleja de él la posibilidad de acceder un día a la felicidad.

“De qué le sirve al hombre poseerlo todo, si a cambio pierde su alma.”

El Evangelio según San Marcos 8, 36

La mercancía, ideológica por esencia, despoja de su trabajo al que la produce y despoja de su vida al que la consume. En el sistema económico dominante, ya no es la demanda la que condiciona la oferta, sino la oferta la que determina la demanda. Es así como, de manera periódica, surgen nuevas necesidades consideradas vitales por la inmensa mayoría de la población: primero fue el radio, luego el carro, el televisor, el computador y ahora el celular.

Todas estas mercancías, distribuidas masivamente en un corto lapso de tiempo, modifican en profundidad las relaciones humanas: sirven por un lado para aislar a los hombres un poco más de sus semejantes y por otro, para difundir los mensajes dominantes del sistema. “Las cosas que poseemos terminan por poseernos.”

Capitulo V: La alimentación

“Lo que es comida para unos, es veneno para otros.”

Paracelso

Pero es cuando se alimenta que el esclavo moderno ilustra mejor el estado de decadencia en que se encuentra. Disponiendo cada vez de menos tiempo para preparar la comida que ingiere, se ve reducido a consumir a la carrera lo que la industria agroquímica produce. Erra por los supermercados en busca de los standars que la sociedad de la falsa abundancia consiente en darle. Su elección no es más que una ilusión. La abundancia de los productos alimentarios no disimula sino su degradación y su falsificación. No son otra cosa que organismos genéticamente modificados, una mezcla de colorantes y conservantes, de pesticidas, de hormonas y de otros tantos inventos de la modernidad. El placer inmediato es la regla del modo de alimentación dominante, así como la de todas las formas de consumo.

Y las consecuencias que ilustran esta manera de alimentarse se ven por todas partes. Pero es frente a la indigencia de la mayoría, que el hombre occidental se regocija de su posición y de su consumo frenético. Por tanto, la miseria está dondequiera que reine la sociedad mercantil totalitaria. La escasez es el revés de la moneda de la falsa abundancia. Aunque la producción agroquímica es suficiente para alimentar a la totalidad de la población, en un sistema que hace de la desigualdad un criterio de progreso, el hambre no deberá desaparecer jamás.

“Ellos están convencidos de que el hombre, especie pecadora por excelencia, domina la creación. Como si todas las demás criaturas no hubieran sido creadas sino para servirles de comida, de pieles, para ser martirizadas y exterminadas.”

Isaac Bashevis Singer

La otra consecuencia de la falsa abundancia alimentaria es la multiplicación de las fábricas de concentración y el exterminio bárbaro y a gran escala de las especies que sirven para alimentar a los esclavos. Esta es la esencia misma del modo de producción dominante.

La vida y la humanidad no resisten más ante el afán de lucro de unos cuantos.

Capítulo VI: La destrucción del medio ambiente

Qué triste es pensar que la naturaleza habla y que el género humano no la escucha.”

Victor Hugo

El pillaje de los recursos del planeta, la abundante producción de energía o de mercancías, los residuos y los desechos del consumo ostentoso hipotecan las posibilidades de supervivencia de nuestra tierra y de las especies que la pueblan. Pero para darle paso al capitalismo salvaje, el crecimiento no deberá parar jamás. Hay que producir, producir y volver a producir cada vez más. Y son los mismos que contaminan quienes se presentan hoy en día como los salvadores del planeta. Esos imbéciles de la industria del espectáculo, patrocinados por las firmas multinacionales, intentan convencernos de que un simple cambio en nuestros hábitos bastará para salvar al planeta del desastre. Y mientras que nos culpan, continúan contaminando sin cesar el medio ambiente y nuestro espíritu. Esas pobres tesis seudoecológicas son repetidas por todos los políticos corruptos que necesitan eslóganes publicitarios. Pero se cuidan bien de no proponer un cambio radical en el sistema de producción. Se trata, como siempre, de cambiar algunos detalles para que lo esencial siga siendo igual.

CONTINUARÁ MUY PRONTO  - MIENTRAS TANTO, PUEDES EJERCER TU RESPONSABILIDAD MOSTRANDO ESTO A OTROS. DESPIERTA A LAS PERSONAS DE LA ESCLAVITUD EN LA QUE VIVEN SUMERGIDAS ….¡HAZ DE ELLO TU MISIÓN!

Descubriéndonos – Primera parte

Este artículo es la parte 1 de 2 en la serie Descubriendonos - Lucas N.

Por Lucas N. — Miembro de la Comunidad Secretia.

Base conceptual para el auto descubrimiento.

Para acercarnos a la experimentación de la esencia propia debemos corregir algunos conceptos para poder comprender la teoría que nos llevara a la liberación total. Antes de leer las definiciones es necesario hacer una auto evaluación de las definiciones que tenemos actualmente para poder comprender la falacia en la que se basan.

Muchas veces utilizamos palabras que jamás hemos comprendido realmente por un análisis personal y minucioso de su utilidad. Son conceptos que utilizare constantemente de modo que hay que tenerlos muy claros.

Empecemos:

Identificación o apego: es la aceptación de información proveniente del exterior como parte de nuestra personalidad. La personalidad no debe existir porque es un sentido limitante de nuestra capacidad infinita. Por ejemplo: nuestros gustos, nuestro pasado, nuestras vivencias, nuestras metas, nuestras relaciones, nuestras pertenencias, etc forman nuestra personalidad. Esta cualidad de “nuestro” es la clave del error. Aquí entra en juego el concepto de posesión. También es la base del autoengaño y la manipulación.

Posesión: ésta palabra indica lo que yo considero propio, o sea, un derecho de propiedad excluyente por un tiempo limitado y un consenso con los demás en cuanto a esa cualidad de pertenencia. La posesión es solo una idea en la mente ya que si no fuera así estaría con nosotros antes de nacer y se iría con nosotros en la muerte. De aquí surge el concepto del materialismo y la obsesión.

Obsesión: es un estado mental de identificación con un objeto físico o abstracto, como una idea, por ejemplo. La información derivada de la identificación es almacenada en la mente en forma de recuerdos y como parte de un proceso mental, un pensamiento. Los recuerdos forman la estructura que manifiesta nuestra personalidad. Estos recuerdos se almacenan subconscientemente pasando a establecer una especie de software que edita y proyecta nuestra realidad sobre el medio como una referencia, lo cual a su vez, nos desfasa del momento presente. Así se crea una entidad subconsciente que, por medio de esa imagen, esa estructura, nos domina. Esa estructura se llama ego y es la causante de la perdida constante de consciencia. Cada identificación debilita la mente ya que pierde su libertad y espontaneidad sacrificándola en pos de lo conocido. Esta estructura se basa en el miedo a lo desconocido y el fuerte deseo de obtener el objeto de identificación.

Materialismo: apego (confianza) total a la información. Se sabe que la información siempre es relativa y que no puede constituir una base sólida y permanente para una vida virtuosa, estable y un pensamiento con cordura.

Espiritualidad: contrario al materialismo, o sea (más…)

Rompe el Círculo de la Esclavitud

Aunque muchas veces la comodidad y las tentaciones/placeres de salir de compras o a un restaurant nos hacen olvidar del engañoso mecanismo detrás de ese teatro “perfecto” (para quien viene a consumir), nuestra libertad real no se nos hará presente hasta que decidamos desenmascarar la gran mentira que se oculta tras cada pequeña interacción con el mundo consumista y explotador actual.

Pero como nos gusta mucho mas dar ejemplos concretos que presentar ideas, te hablaremos y te preguntaremos hoy sobre tu experiencia al ir con tu billetera llena de papeles y plásticos a un lugar donde “eres el rey”. No es cierto acaso que por ser quien “paga” exiges más de esa persona que esta tras el mostrador? Para quien consume, la persona detrás del mostrador no tiene una vida propia, es en ese momento solamente un servidor – se trata de un robot sin pasado, sin familia, sin intimidad – y en algún punto alguien que esta allí para nosotros—– porque nosotros tenemos en la mano nuestra tarjeta de crédito.

Esto se suele evidenciar más en el caso de los meseros/mozos. Uno los ve corriendo, tropezando, llevando más peso del que pueden soportar (en muchísimos casos mujeres), pero jamás se nos ocurriría ofrecerles ayuda, verdad? Por qué? Porque nosotros estamos allí para que nos hagan sentir bien, cuidados — porque tenemos la tarjeta de crédito o los papeles en nuestra billetera con caras de (en la muchos de los casos) explotadores e inmorales en general, sentimos que tenemos derecho a exigir que esa chica o muchacho se apresure a traernos nuestra comida o bebida, no importa cuántas otras mesas este atendiendo simultaneamente, no importa si es a cambio de unas pocas monedas que no le alcanzaran para casi nada.

En el juego del dinero – en la ilusión del dinero- se te utiliza para esclavizar y someter a otros. Somos títeres!!

Las dos recomendaciones de Secretia para (ir preparando) la Revolución:

1) Evita consumir. Tu consumo de cualquier cosa que se pueda comprar en lugar de producirla tú mismo alimenta un sistema de esclavitud con varios eslabones de sufrimiento y explotación. Evita consumir todo lo que te sea posible.

2) Si vas a consumir, entonces se extremadamente generoso/a y por sobre todas las cosas ponte en el sitio de esa persona que te esta “sirviendo” y no la hagas tu sirviente. Los miembros de Secretia dejamos propinas altísimas!

Rompe el círculo de la esclavitud. Despierta! Es un mundo cruel con terribles y alarmantes niveles de explotación. Rompe el círculo de la Esclavitud. Todo empieza por UNO.

En guerra con la televisión

Extirpa la Televisión de tu Vida!
Ya hemos comenzado a hablar de los daños de la publicidad y del consumismo, dos ínfimas (y visibles) puntas del sistema mentiroso del que nos quieren hacer completamente esclavos. Dejamos en claro que, según nuestra larga experiencia mentoreando para la felicidad y los logros personales – en otras palabras, en nuestra comprensión de como uno puede aumentar la duración subjetiva de su vida – estas “industrias”, “tendencias”, “instituciones” o como quieras llamarlas, son elementos cancerígenos que atentan contra la verdadera libertad individual y aportan a una confusión general que tiene por objetivo esclavizarte cada vez mas y convertirte en conformista.
La prueba mas irrefutable consiste en ponerte, o ponerle a alguien que conoces, una televisión delante. Probablemente tengas una en tu casa, así que puedes realizar el experimento hoy mismo. Fíjate que pasa con un familiar tuyo cuando se encuentra frente a la televisión. Se convierte en una criatura absolutamente pasiva; la televisión desactiva su productividad, su imaginación, su motivación, su energía física y mental, y su centro mental para el desarrollo social. Prueba iniciar una conversación, por breve que sea, con esta persona, y comprobaras que sea lo que sea que tienes para decir o para preguntar, lo que sea que haya en la televisión le resultara más importante y urgente. La televisión literalmente consume la vida, pues dos o tres horas que podrían haber sido aprovechadas creciendo, intercambiando o construyendo, se evaporan en un acto de receptividad forzada y vacía.
Sin embargo, esto no sería tan grave si la televisión tuviera el carácter de, por ejemplo, un masaje, en el cual no estás en control ni realmente activo, pero tienes el tiempo y el espacio para recrear y esparcirte mental y espiritualmente. La televisión, aprovechando que te desconecta de ti mismo y de tu sociabilidad, se ocupa de “plantarte” basura que contiene ideología tendenciosa y mentirosa, productos que no necesitas, nociones de lo que “hay que ser” y lo que “hay que tener” falsas, y más importante aún, una noción distorsionada de como debería ser en realidad la vida (y que la tuya no es). Consigue de este modo, trabajando con tu subconsciente -al que tu le das completo acceso- bajarte la autoestima y desear que tu vida fuera distinta, “mejor”, además de programarte para querer poseer productos que realmente no necesitas. Te convierte en un ser cada vez mas conformista, mas hipnotizado, menos libre, mas masa y menos persona.
Por eso Secretia y todos sus seguidores están en guerra con la televisión. Si quieres que tu vida siga mejorando, si quieres realmente sentir que has pasado por esta vida con todas las letras, que has aprovechado, que has disfrutado, que has vivido despierto e independiente, entonces te instamos a tirar a la basura (literalmente) tu televisor, y veras lo que sucede: Te encontraras con que tienes muchísimo mas tiempo para ti y para los que quieres, tu mente gradualmente comenzara a limpiarse, veras las cosas de una manera mas filosa y personal, con mayor nitidez y veracidad. Y si este espacio que se crea te resulta “pesado”, te cuesta llevarlo y llenarlo, ello significa que la Televisión te esclavizó y te convirtió en adicto, y estarás en etapa de rehabilitación, y deberás aprender a vivir y llenar la vida con vida y no con otra cosa. Deshazte de tu televisor hoy mismo para comenzar a vivir. Ya has recibido el mensaje. No te niegues la libertad.
Por favor reenvía este importante mensaje a un amigo que lo

Ya hemos comenzado a hablar de los daños de la publicidad y del consumismo, dos ínfimas (y visibles) puntas del sistema mentiroso del que nos quieren hacer completamente esclavos. Dejamos en claro que, según nuestra larga experiencia mentoreando para la felicidad y los logros personales – en otras palabras, en nuestra comprensión de como uno puede aumentar la duración subjetiva de su vida – estas “industrias”, “tendencias”, “instituciones” o como quieras llamarlas, son elementos cancerígenos que atentan contra la verdadera libertad individual y aportan a una confusión general que tiene por objetivo esclavizarte cada vez mas y convertirte en conformista.

La prueba mas irrefutable consiste en ponerte, o ponerle a alguien que conoces, una televisión delante. Probablemente tengas una en tu casa, así que puedes realizar el experimento hoy mismo. Fíjate que pasa con un familiar tuyo cuando se encuentra frente a la televisión. Se convierte en una criatura absolutamente pasiva; la televisión desactiva su productividad, su imaginación, su motivación, su energía física y mental, y su centro mental para el desarrollo social. Prueba iniciar una conversación, por breve que sea, con esta persona, y comprobaras que sea lo que sea que tienes para decir o para preguntar, lo que sea que haya en la televisión le resultara más importante y urgente. La televisión literalmente consume la vida, pues dos o tres horas que podrían haber sido aprovechadas creciendo, intercambiando o construyendo, se evaporan en un acto de receptividad forzada y vacía.

Sin embargo, esto no sería tan grave si la televisión tuviera el carácter de, por ejemplo, un masaje, en el cual no estás en control ni realmente activo, pero tienes el tiempo y el espacio para recrear y esparcirte mental y espiritualmente. La televisión, aprovechando que te desconecta de ti mismo y de tu sociabilidad, se ocupa de “plantarte” basura que contiene ideología tendenciosa y mentirosa, productos que no necesitas, nociones de lo que “hay que ser” y lo que “hay que tener” falsas, y más importante aún, una noción distorsionada de como debería ser en realidad la vida (y que la tuya no es). Consigue de este modo, trabajando con tu subconsciente -al que tu le das completo acceso- bajarte la autoestima y desear que tu vida fuera distinta, “mejor”, además de programarte para querer poseer productos que realmente no necesitas. Te convierte en un ser cada vez mas conformista, mas hipnotizado, menos libre, mas masa y menos persona.

Por eso Secretia y todos sus seguidores están en guerra con la televisión. Si quieres que tu vida siga mejorando, si quieres realmente sentir que has pasado por esta vida con todas las letras, que has aprovechado, que has disfrutado, que has vivido despierto e independiente, entonces te instamos a tirar a la basura (literalmente) tu televisor, y veras lo que sucede: Te encontraras con que tienes muchísimo mas tiempo para ti y para los que quieres, tu mente gradualmente comenzara a limpiarse, veras las cosas de una manera mas filosa y personal, con mayor nitidez y veracidad. Y si este espacio que se crea te resulta “pesado”, te cuesta llevarlo y llenarlo, ello significa que la Televisión te esclavizó y te convirtió en adicto, y estarás en etapa de rehabilitación, y deberás aprender a vivir y llenar la vida con vida y no con otra cosa. Deshazte de tu televisor hoy mismo para comenzar a vivir. Ya has recibido el mensaje. No te niegues la libertad.

Por favor reenvía este importante mensaje a un amigo que lo necesite.

¡Basta de Esclavitud!

Hace algún tiempo publicamos este artículo sobre la publicidad, llamando a boicotearla y dejar por completo de consumirla. Mucho de la teoría y los estudios sobre la esclavitud moderna del hombre se limitan a modelos, a conceptos, pero son muy pocas aquellas personas que se animan a apuntar dedos. Secretia está comprometido con la libertad y con la consecuente felicidad; por eso es preciso que hablemos en esta ocasión de los factores reales, tangibles de la esclavitud, de tu esclavitud y la mía. Aunque te pueda parecer desconectado, la felicidad y la plenitud que tantas veces nos evaden serían una constante en nuestra vida si pudiéramos abstraernos y “cerrar las puertas” en nuestra vida a algunos factores muy cotidianos y accesibles, que sin saberlo nos esclavizan y nos convierten en máquinas de obediencia ciega a través del miedo.


Tom Hutchinson me sorprendió en su último libro con la afirmación de que “los gobiernos aman el crimen”, en lugar de lo que parecería y debería ser lo contrario. La política del miedo está instalada hace años en nuestro entorno y ella asegura nuestra esclavitud; hace que no querramos salir de nuestra casa, que nos quedemos consumiendo publicidad y porquerías, que nos alejemos de nuestra naturaleza, que confiemos menos en nuestros iguales, que no tengamos lugar en nuestro espíritu para plantearnos ideas propias y originales. Tal como muchos han venido afirmando, el terrorismo y las enfermedades parecen ser obra de las propias “víctimas”, para justificar el estado universal de miedo.

No nos gusta demasiado teorizar; de lo contrario estaríamos en una cátedra  universitaria propagando involuntariamente el modelo actual de temor y ansiedad. Por eso, vamos a los hechos; aquí hay algunas cosas que puedes hacer para luchar contra la trágica esclavitud que cada día se hace más enorme:

- No leas diarios. Casi todos tenemos una especie de adicción a las noticias; nos han condicionado para tener una debilidad por el sufrimiento, por la tragedia. Siempre han habido problemas, en todos lados. Pero los diarios se ocupan de que hoy estés mucho más consciente de ello — deja de leer los diarios; a lo sumo hazlo una vez por semana. En lugar de ello, habla con las personas.

- No veas televisión. La televisión es un instrumento para garantizar tu pasividad y llenarte la cabeza de información engañosa y tendenciosa. Convierte a las personas en androides del sistema, en consumidores, en malos opinadores, mientras que lo peor de todo es que nos propone (y lo logra) reemplazar las imágenes de la vida real por la vida virtual.

- Utiliza menos el metro y el auto; camina más y anda en bicicleta. Ganarás tiempo, vida, realidad.

Por ahora esto. Nos gustaría como siempre conocer tus comentarios, pero más nos gustaría que te unas de inmediato a nosotros en esta campaña definitiva para liberarnos. Yo hace años que he tirado la televisión por la ventana y no leo diarios.

Haz el sacrificio esta misma semana, por tu bien y el de tu familia, ¡libérate hoy que aún está en tus manos!

No Seas Esclavo de tu Ego

Si bien es natural que aceptemos como válida la opinión de los demás, muchas veces cruzamos esa línea buscando la aceptación de otros, comenzando a vivir en función de este interés.

Vale decir que la mayoría de las veces no somos realmente conscientes de que estamos presos en este proceso. Todo comienza como un juego que luego termina por atraparnos, casi como una adicción.

¿Te has preguntado de quien dependes para sentirte pleno?

En esa lista es probable que aparezcan tu pareja, tu trabajo, o posiblemente tus padres. En consecuencia, también están tu economía, tu carrera y hasta el futuro de quienes más quieres.

¿Reconoces algo o alguien que con su opinión pueda quitarte la paz?

O quizás una meta sin cumplir o un deseo no realizado sean las excusas para alejarte de tu bienestar.

No importa que o a quien hayas elegido para limitarte en tu deseo de ser pleno y completamente feliz, hoy es un nuevo día y puedes volver a elegir como quieres vivir.

Elige liberarte de la esclavitud con que has sacrificado tu bienestar. Reconoce que siempre has sido libre de elegir, que lo habías olvidado, pero que hoy recuperas el poder de decidir a tu favor.

Eres responsable de crear tu realidad y esa responsabilidad te hace libre. Asumiéndola, lograrás naturalmente volver a ocupar el lugar donde eres el rey de tu vida, no el esclavo de tu ego.

Transfórmate en tu propio héroe y hoy declara tu independencia.

Porque lo mejor aun esta esperando por ti.

Mensajes Emocionantes

En nombre del equipo de Diego, deseo agradecer y hacer públicos estos mensajes emocionantes que llegaron a nuestra redacción. La literal revolución que está comenzando a ocasionar nuestro último libro “Redención 2012, el fin o el principio de los tiempos” increíblemente supera a los 200 (¡!) nuevos Maestros de Disciplina Secretia que han aprobado el examen de Cinco Rituales -la juventud eterna-. Gracias por la fé, por el entusiasmo, por renunciar al egoísmo que desde todas partes emana, gracias por la contemplación, por ver el futuro, por creer en los maestros del pasado, por tu capacidad de desarrollar disciplina, por querer ser cada día más poderoso y obrar a favor del bien, por no ceder a la tentación del cinismo que siempre acecha, gracias por contribuir a que cada una de las enseñanzas secretias de la vuelta al mundo varias veces, por cuidar el planeta, por revertir la mentira, por poner tu grano de arena a que de a poco eliminemos la gran ilusión. Es el comienzo del fin de la esclavitud, y lamentablemente es imposible mantenerse neutral; o se es esclavo, o se es libre y libertador. Gracias.

Absolutamente fascinado con la forma en que está escrito este breve libro. Les digo que me abrió los ojos y me hizo pensar como hace mucho no me ocurría. Los bendigo infinitamente por hacer disponible este tipo de verdades. Vivimos en una burbuja y eso debe terminar.“  Mabel Añaraz , España

Mis años de juventud se fueron por la ventana….perdí muchísimo tiempo encerrado en el cinismo hasta que comprendí una puntita de lo que conforma el cosmos…creo que a mucha gente le ha tomado y aún le toma mucho tiempo…pero ya creo que todos alrededor de estos días deben estar conscientes de que se aproxima una era diferente a todo lo conocido…lo que los hindúes llaman la primavera cósmica…imagínate qué tipo de energía vibrará en el aire antes de que te puedas dar cuenta…imagínate tener las herramientas para comenzar a reprogramarte y estar en el centro cuando todo pase…cuando la presencia de dios se sienta por fin en la tierra….esto es lo que me ha dado Redención….me siento que casi estoy preparado, y no me alcanzan las palabras para agradecer.“   Sergio Novarro, Argentina

Cuando una persona (como es mi caso) se ha pasado buena parte de su vida buscando la GRAN RESPUESTA, y se encuentra con un escrito de esta naturaleza, no puede más que enviar un cálido mensaje de felicitación y recomendar su lectura. Lo creamos o no, el mundo se encuentra en su etapa más crítica, y hoy más que nunca cada uno de nosotros (sin excepción) es necesitado para apagar el maldito botón de la matrix. Empecemos por apagar la televisión y mirarnos a los ojos, leer Secretia y entrenarnos, para llegar al estado óptimo y ser la antena perfecta de la señal del cambio. Redención 2012 me ha revelado una verdad que me cuesta transmitir, una verdad tan evidente y sin embargo tan invisible, que me da escalofríos pensar que jamás la había considerado así. Todas mis bendiciones a Diego por su obra en pos de salvar al mundo y a la humanidad de la estupidez total en la que estamos sumergidos. Cariños desde Venezuela.“   Guillermo Nuñez, Caracas.

Mi vida tiene un antes y un después de conocer Redención 2012. Al mirar a la realidad a los ojos, he podido ponerme seria conmigo misma y confeccionar una agenda parte por parte del cambio que debo comenzar a implementar. Te juro que me siento mucho más plena y ha desaparecido ese sentimiento de desorientación que a muchos nos aqueja. Ahora sé que tengo un plan, sé hacia dónde apuntar mis cañones. Gracias!!!!!!“   María Laura Febres, Missouri, Estados Unidos.

Gracias Secretia, y doblemente gracias por abrirnos los ojos de esta manera tan adulta — pues tengo la sensación de que los medios nos tratan como niños. Me emocioné hasta las lágrimas cuando leí vuestro último libro y tomé unas cuantas resoluciones que ya empezaron a cambiar mi vida y las de muchos  otros. Ustedes me renuevan, los bendigo y les envío siempre mi pensamiento positivo.“  Fernando Cáceres Altos,  Francia.

No te quedes afuera

¿Estático? No podrás pasar al próximo nivel

Si tu estado ideal es el estatismo, puedes estar seguro de que el mundo que está comenzando te dejará fuera — y probablemente ni te des cuenta. Claro, puede no pesarte mucho, es una cuestión de consciencia personal.

La energía vibratoria de la nueva era exige actividad y alerta permanente (excepto en “actividades” del tipo de meditación, donde el estatismo es necesario aunque transitorio). Mi amigo/a, la nueva era NO es como la vieja, donde ser un monje implicaba permanecer en contacto con la naturaleza a través del silencio, de la pasividad constructiva y la conexión sin esfuerzo con el cosmos — hoy el mundo está críticamente enfermo, en cada una de sus capas, y el mesías que hay en cada uno de nosotros tiene la responsabilidad (sí, te están mirando!) de permanentemente realizar cambios, mejoras, tanto en su cuerpo como en su mente y su espíritu — pero PRINCIPALMENTE en el mundo que lo rodea. Por eso, el sabio de esta nueva era ha de mejorar las condiciones de vida de todos los seres con quien se cruza. Ha de ser activamente consciente del sufrimiento ajeno y procurará remediarlo, casi a cualquier costo.

Primeramente, es casi imposible acceder a la frecuencia vibracional de la nueva era (que entre otros predijeron los Mayas en sus profesías) sin poner la “antena” (el cuerpo físico) en el estado más armónico posible. Por ello si estás en tono con el cambio y la superación, lo primero que vas a hacer es entrenar tus músculos y articulaciones, para ser día a día más flexible, sentirte mejor, y ser más receptivo y guardar mejor humor. Nuestros Maestros de 5 Rituales son expertos en el mantenimiento diario de la juventud con unos pocos minutos (¡¡no se precisa más!!)….luego -aunque paralelamente- será importante abrir los ojos hasta el final, y aceptar nuestra responsabilidad en muchas de las masacres que ocurren en tu mundo. Muchos de los productos que utilizan están manchados de sangre, esclavitud y sufrimiento, por no mencionar la actividad más enemiga del propio humano, la matanza de otros hermanos animales. Acepta, y luego tendrás lugar para contemplar.


La mente, claro, también está extremadamente fuera de forma – la vibración del mundo de 2009/2010 es una vibración radicalmente distinta a la vibración del big bang, aquella que produjo la gran expansión, y luego el comienzo de la vida. Los científicos están dedicando enormes esfuerzos y fondos a dar con el carácter de esta vibración, sin embargo todos la llevamos oculta dentro y todo lo que tenemos que hacer es dedicarnos a buscarla — hacer que la mente se conecte de nuevo con las vibraciones primigenias es central en la redención y el paso al siguiente nivel. Estoy hablando concretamente de tu felicidad y tu abundancia personal y grupal.

¿Acaso no pasaste ya por todo, y probaste todo lo que te pusieron en el camino? Me pregunto por qué lo hiciste – qué te llevo a intentar tantas cosas…..¿Acaso había/hay algo faltando en tu vida? Todos sabemos que ese vacío existe, y es real. Pero No es bajo ningún punto de vista lo que tú piensas, no se debe a nada de lo que imaginas. Tu vacío responde a tu ansiedad interna por estar viviendo en un nivel inferior del que tu espíritu NECESITA estar viviendo hoy. El defasaje se traduce en ansiedad y angustia, y la mente (primitiva en todos los casos) se confunde. Entonces, a terminar con la confusión – — abre los ojos. El mundo te necesita. Sí, eres tú, no esperes un mesías en forma bíblica, eso ya no existe. Siempre lo supiste y ahora una fuente externa te lo está confirmando. Cambia tu cuerpo, cambia tu casa, cambia tu energía, cambia el mundo. Un ángel empezará a cuidarte de todo mal desde el primer día, puedo asegurártelo.

Diego Katzman, en una Entrevista de RevistaMBA

Diego Katzman, en una Entrevista de RevistaMBA

(Reproducimos para la comunidad de Secretia la entrevista que hiciera hace 2 semanas la prestigios página RevistaMBA al fundador de la comunidad Secretia y del Grupo Riqueza360 Haz Click Aquí para leer la entrevista en su medio original.)

En esta entrevista exclusiva de RevistaMBA, el joven gurú de Posgrados en Negocios Diego Katzman nos habla de su curioso rol como Maestro de un muy ambicioso movimiento espiritual que cuenta con miles de seguidores en España y todo Latinoamérica. Por Pilar Lloret
diego
–Barcelona — 2pm, Jueves. Llego a una oficina céntrica, decorada con pinturas, con pequeñas esculturas y con algunos diplomas enmarcados. Es la oficina de Diego Katzman, ganador del premio de Consultoría en Posgrados de Negocios el año pasado, y según me enteré hace una semana, fundador de uno de mis sitios de internet preferidos: Secretia.com. Diego sale a recibirme y me pregunta si quiero un té de hierbas que él mismo cultiva aquí mismo en el balcón. Es bastante más joven de lo que lo imaginaba, e irradia una peculiar vitalidad.

PLl: Diego, ¿por qué no nos cuentas un poco sobre tí?

DK: Cómo no. Tengo algo más de 30 y bastante menos de 40 (risas). Estudié varias carreras universitarias, y finalmente me asenté en Barcelona después de mi MBA (Máster en Administración de Negocios) en IESE, la principal universidad europea en negocios para muchos. Hago yoga todos los días. Tomo abundante agua. Reviso cada uno de mis pensamientos. Estoy siempre al tanto de mi respiración. Me fascina quedarme quieto para ver la naturaleza vibrar. La vibración es tal vez la verdad última; la respuesta a todo.

PLl: ¿Cómo se vincula tu actividad como Consultor -en Posgrados de Negocios en el exterior entre otros- con tu rol de gurú de felicidad y autosuperación en Secretia?

DK: Es importante resaltar que Secretia, a pesar de su reputación como medio de difusión de secretos para extender el bienestar general y ser próspero, gira en torno a la Liberación. Todos estamos increíblemente inmersos en una serie de sistemas, muchos de ellos dañinos, y la mayoría de ellos invisibles. Nosotros buscamos hacerlos visibles, detectables, y dominarlos en beneficio del mundo. Pero tu pregunta es buena – qué tienen que ver escuelas elitistas como Harvard o Stanford con lo más puro del alma, con el paso al siguiente nivel de conciencia. Creo que en todo caso se trata de brindar ayuda. Mientras que mis circunstancias y sobre todo mi persistencia me dieron la posibilidad de por ejemplo ayudar a jóvenes latinos a cumplir su sueño de estudiar en la crema de la crema, mi elección de vida me llevó a acercar a las personas al verdadero camino espiritual. Trabajando desde las instituciones más poderosas, puedo influenciar cambios más profundos.

PLl: ¿Qué es lo más importante para tu proyecto en este momento?

DK: Incluir mucha más gente aún. Esto es lo más ambicioso que se ha hecho hasta hoy online en el ámbito de “cambiar el mundo”. Nuestra comunidad tiene cuarenta mil personas, pero eso no me basta ni por asomo. Quiero y sueño con que todos los latinos con inocencia y buena voluntad en su corazón se dediquen junto a nosotros a ser conscientes de veras, y a difundir lo que está ocurriendo.

PLl: ¿Qué está ocurriendo?

DK: ¿No lo sientes? El mundo en que vivimos está hablando. Hay por todas partes señales incuestionables que llaman a despertar. Las personas seguimos bien adormecidas, y ya es hora de abrir los ojos y espabilarnos. A todo. A lo que cada uno quiera. Eso es poder. Aprender sobre lo que de veras ocurre en este planeta. Y lo que puede llegar a pasar. Entender que cáda decisión, incluso decidir no decidir, cuenta. Cambiándose a si mismos, con mucho pero mucho sudor y por sobre todo toneladas de fé, una persona se vuelve capaz de realizar un cambio gigante en el mundo. El poder está, la necesidad es más grande que nunca; sólo tienes que querer ser parte de la Nueva Era.

PLl: Uno de los ejes de Secretia es el estado físico…

DK: Así es. Las personas se deprimen todo el tiempo, se vuelven adictas a cosas, piensan mal, hablan mal, se enferman, se pelean…y el noventa por ciento de las veces todo ello se podría evitar estando en forma, siendo una especie de atleta toda la vida. Por medio de las disciplinas antiguas y algunas nuevas tecnologías, las personas pueden literalmente darse cuerda como un reloj y andar como un Porsche nuevo todo el día, todo el año. Hay fórmulas muy concretas para estas cosas, lo que sucede es que quien las sabe muchas veces las ha retenido mezquinamente, entonces una señora de un barrio de Venezuela no piensa en hacer un minuto de ejercicio tántrico cuando acaba de tener una crisis. Y debería. Para empezar a hablar de la mente y del espíritu, tenemos que empezar con un cuerpo lo más perfecto posible; siempre hay un punto que es fantástico para cada uno, según su edad y realidad diaria. Son muy escasos los casos de gente que está en muy mal estado físico y sin embargo emana buenas ondas. Simplemente uno no lo ve muy seguido. En cambio alguien que hace de su cuerpo un templo, esa persona va a tender a darte un poco de su luz.

PLl: Y otro de los ejes son las Profesías Mayas…

DK: Bueno, Secretia y el mensaje que yo y mi equipo de coaches transmitimos va mucho más allá. Cubrimos una gran variedad de temas que consideramos que son los más “empowering”, como dicen los norteamericanos. En el caso de los Mayas, no son las profesías específicamente, sino más bien la sabiduría y saber mirar en la información invaluable que nos dejaron nuestros ancestros. Las Profesías Mayas son una pieza más en la inmensa evidencia de que algo ahora no es como hace 10 ni 20 ni 30 años atrás. Estos días todos sienten algo, a todos les ocurren coincidencias. Todos se están preguntando algo esencial. En cuanto a las profesías mayas, el tema es que, como parecen en principio muy “claras”, hay que saber leerlas correctamente para comprenderlas. Guardan un secreto, un misterio y un poder que gracias a dios pude investigar con cuidado durante los últimos años.

PLl: ¿Cómo se implementa el cambio? ¿Qué debe hacer una persona para ser parte?

DK: Lo primero es volverse una especie de mesías. A menudo el “evangelismo” está mal visto, pero porque muchas veces se ha usado para causas dudosas. Cuando se trata de algo visible como el deterioro de la humanidad o la creciente y silenciosa esclavitud por donde mires, entonces hay que ser un mesías, y hablar con todo el mundo; explicarles, pues de veras viven en una ilusión y no saben muchas cosas que suceden a su alrededor y los afectan muy directamente. Hay que estudiar más, mucho más; hay que inmediatamente cortar el lazo con todos los hábitos “automáticos”, como la televisión, la comida no casera, la flojera, la negatividad de pensamiento, el juicio moral, y la terrible pero casi ineludible sensación de ausencia del momento presente.

Quien tiene disciplina y está destinado puede comenzar adorando a los nuevos dioses, los “no-dioses”, y entonces será antes de darse cuenta un Maestro. Y será un héroe.

Links:buy eso goldnike pas chernike pas chernike pas chernike pas chernike pas chernike pas cherair max pas cherair max pas cherair max pas chernike air max pas chernike air max pas chernike air max pas cherWomens Air Jordan 4Womens Air Jordan 4Womens Air Jordan 3.5Womens Air Jordan 3Air Jordans For KidsAir Jordan XX8Air Jordan 14 For SaleAir Jordan 13 For SaleAir Jordan 12 For SaleAir Jordan 11 For Sale